Opiniones

En este rincón recogemos las opiniones que nuestros alumnos y alumnas nos han hecho llegar en relación con nuestros cursos. Si has participado en alguno de nuestros cursos y quieres expresar tu opinión, ¡no dudes en contactar con nosotros! La publicaremos en esta sección, si nos das permiso para ello.


  • «Gracias a ellos ahora hago lo que hago y sé lo que sé de pasta de azúcar y fondant»

    Hace ya varios años que comencé mi primer curso. Aún lo recuerdo. Era aquella tarta tan chic con el zapato encima. Yo ya los conocía por Internet pues lo seguía mucho y me moría de ganas por conocerlos y aprender.

    Una vez allí fue un día maravilloso.  Aprendí tanto de técnicas, de consejos... de todo. Y sobre todo aprendí que aún queda gente humilde y maravillosa como Lara y Julio. Fueron pacientes, generosos y amables con todos.  Lara nos deleitó con algunos dulces que, como siempre,  están buenísimos. Yo, desde entonces, a cada curso que voy (que, si no me equivoco, llevo cuatro) no me llevo ni bocata ni tupper... Ja ja ja ja, me hincho a dulces de Lara, riquísimos.

    Los cursos son geniales, muy buenos y aprendes muchísimo.  Te lo dan todo. Son puntuales, detallistas y profesionales a la par que cercanos y muy amables.  Por ello recomiendo sus cursos como los mejores de la zona. En un sitio precioso, además. Gracias a ellos ahora hago lo que hago y sé lo que sé de pasta de azúcar y fondant. Gracias Tartacadabra.


    Carol - Novelda


  • «Me gustaría animar a todo el mundo a que entren en el maravilloso taller de Tartacadabra, a que se dejen llevar por la magia dulce que allí se respira y que den rienda suelta a su imaginación»

    Me ha costado mucho escribir estas palabras y, seguramente ha sido porque es muy difícil definir con palabras lo que siento cada vez que hago un curso en Tartacadabra ( y ya he hecho unos cuantos... )

    Aún recuerdo la primera vez que visité su taller y lo cargada de energía que salí, porque además de aprender a realizar una tarta, con todas sus técnicas, salí emocionada y feliz con mi tarta.

    El taller es acogedor, con espacio suficiente para cada alumna, con todos los utensilios necesarios, y más, para cada una y por supuesto, Lara siempre nos sorprende con algo dulce para probar.

    El trato de los profes es excepcional, Lara y Julio tienen una paciencia de santo para que, acabado el curso hayas aprendido todo lo necesario para hacer una tarta en condiciones en tu casa, resuelven cada una de las dudas y hacen que algo que parece complicadísimo sea fácil. Además, te llevas un dossier muy completo con recetas y técnicas.

    Desde que pides información hasta que sales del curso con tu tarta están totalmente pendientes, la atención y el trato son de 10. Desde el primer curso aprendes lo necesario para atreverte a hacer una tarta en casa. Te guían, te dan consejos y resuelven todas las dudas ( que al principio son muchas ..jajajaja)

    Me gustaría animar a todo el mundo a que entren en el maravilloso taller de Tartacadabra, a que se dejen llevar por la magia dulce que allí se respira y que den rienda suelta a su imaginación... estoy segura de que no se arrepentirán... Ahora sí, advierto que, una vez que lo pruebes, volverás, ¡¡¡seguro!!!

    Si me nombran Tartacadabra, en mi cabeza suenan las palabras azúcar, purpurina, risas, imaginación... ¡¡¡Un día divertidísimo lleno de cosas dulces, magia y color!!!


    Celia - Elche


  • «Las técnicas aplicadas para la tarta son muy variadas, y eso ayuda a que podamos tomar la técnica que necesitemos de forma individual para realizar otros trabajos, el proyecto lo han hecho muy completo...»

    Queridos Lara y Julio, me complace escribir estas palabras de agradecimiento por el día maravilloso que hemos pasado junto a ustedes. Fue un gran honor conocerlos y poder realizar el curso intensivo básico Vamos de Moda!!! Desde que llegué me he sentido muy bien acogida; ustedes son maravillosas personas y el taller es precioso, tiene todo lo necesario para sentirse en su propio hogar :)

    Han sido muy puntuales y muy organizados con cada paso del día, sin contar el detalle que han tenido de prepararnos café, té y unos riquísimos dulces!!! El dossier que nos proporcionaron es muy completo, y me he quedado encantada porque resume todo lo necesario para poder iniciarse en este mundillo del arte del fondant :)

    La tarta que han realizado ha quedado preciosa y nosotras, desde nuestro humilde lugar, lo hemos hecho bastante bien gracias a los dos profesores que nos tuvieron muchísima paciencia y dedicación ;)

    Las técnicas aplicadas para la tarta son muy variadas, y eso ayuda a que podamos tomar la técnica que necesitemos de forma individual para realizar otros trabajos, el proyecto lo han hecho muy completo... Nos han proporcionado todos los elementos para poder realizar esas bellezas, y les agradezco el regalito sorpresa que nos tenían preparado :)

    Yo he ido desde Jijona - Alicante, y tuve más de una hora de viaje y les digo: valió la pena todo el tiempo invertido para llegar hasta allí. Por ello recomiendo a todas las personas que quieran iniciarse o perfeccionarse en este mundo que pasen por esta experiencia tan gratificante junto a Lara y Julio, que son dos personas maravillosas, muy buena gente y humildes hacia su trabajo, que es espectacular!!!


    Bernadette - Jijona (Alicante)


  • «[...] lo que ves en la foto es lo que aprendes a hacer, y en cada curso las técnicas son variadas y muy, muy aplicables [...]»

    Para empezar, desde antes de comenzar el curso ya ves que está todo organizado y que nada se ha dejado a la improvisación. El trato con Lara y Julio comienza antes de poner un pie en la Romana, te indican perfectamente cómo llegar y en la información previa qué técnicas vas a aprender y en qué vas a gastar tu dinero.

    Lo que realmente no sabes es que acabas aprendiendo mucho más y que siempre se responden todas tus dudas (y mira que yo soy cansina). De las mil cosas que les preguntamos nunca he oído un: “eso es otro curso”. Cuando llegas allí Lara y Julio están a tu total disposición en su taller (estoy deseando ver en directo la reforma) y es mejor ir con hambre, ¡¡¡no querrás dejar de probar todos los dulces que cocina Lara!!! (las pastas de su madre, mmmmmm).

    Con respecto al trabajo en sí, yo, personalmente, siempre he sabido a lo que iba y han cumplido —con creces— mis expectativas; lo que ves en la foto es lo que aprendes a hacer, y en cada curso las técnicas son variadas y muy, muy aplicables, una vez en casa a solas con tu fondant y tus miedos. No sólo el material es el adecuado, sino que además te llevas el fondant que no utilizas a casa, te lo entregan todo pesado, empaquetado y organizadísimo.

    Además cada uno tiene sus cosas, y si te apetece un cortador que no estaba previsto, te lo buscan sin problema, ¡¡que en Tartacadabra no pueden faltar imaginación y muchos detalles!!

    Yo creo que, a estas alturas, nadie duda de la profesionalidad de Lara y Julio; es su trayectoria y no mis palabras lo que les avala. Lo único que os queda por conocer es que son dos excelentes personas y que ir a su taller se ha convertido para mí en ir a tomar café con dos amigos (de los que aprendo un montón, eso sí).


    Llanos - Albacete


  • «Es todo un lujo poder asistir a un curso con Lara y Julio»

    He asistido a varios cursos de Tartacadabra y puedo decir que he disfrutado y aprendido muchísimo con ellos.

    En cuanto al comienzo de los cursos siempre empiezan puntuales, comienza a la hora indicada. Y siempre con un té o café de bienvenida. Sobre la mesa siempre tenemos todos los materiales necesarios a utilizar, cada uno el suyo, todo en muy buen estado y muy limpio.

    El taller donde se realizan los cursos es muy acogedor y cómodo, tenemos espacio para realizar todas las técnicas y al ser los cursos para pocos alumnos (seis o siete) la atención de los profesores está asegurada. El trato es muy cercano, las explicaciones son claras y concisas, además siempre se adjunta un dossier con todas las explicaciones del curso, recetas, etc., para poder llevarlo a casa y no olvidar nada.

    Los profesores van realizando la actividad con nosotros para que vayamos viendo cómo se hace y poder hacerlo los alumnos con mayor facilidad, primero viéndolos a ellos y después realizándolo nosotros. Es de gran ayuda que lo hagan así.

    Durante el curso podemos tomar té, café… además de unos dulces deliciosos que hacen el curso todavía más ameno, si es posible.

    Cuando finaliza el curso te llevas a casa un trabajo perfecto y con todas las técnicas que aprendes no hay miedo para ponerse en casa enseguida manos a la obra. Es todo un lujo poder asistir a un curso con Lara y Julio. ^_^


    Desti - Novelda (Alicante)


  • «Aparte de que saben un montón (puedes ver la calidad de sus trabajos en la página web y en el blog), tienen una paciencia enorme para explicarlo todo, en sus manos nada parece difícil y es que logran que tú lo hagas por ti misma.»

    [He hecho] Uno de galletas [...], “Me lo ha dicho un pajarito” [...], “Casita de Calabaza” [...], “El dragón y la princesa élfica” [y “Peonía Abierta”].

    Los cursos están bien organizados; antes del curso y con suficiente antelación te dan toda la información que necesitas: horario, cómo llegar, etc. Antes de la hora acordada ya te están esperando y te reciben con una cálida bienvenida y muchos deseos de pasarlo bien. El taller está enfrente de la casa, y es un edificio independiente. Tienes espacio más que suficiente y es muy luminoso.

    Una vez empieza el curso, con el proyecto delante para que ya puedas admirarlo, te dan un dossier con toda la información relativa al curso y más, ya que te proporcionan un montón de trucos e ideas, y las plantillas utilizadas. Se agradece que la información sea escrita porque siempre la tienes ahí, la puedes releer y seguro que no la pierdes. Además durante el curso, te resuelven cualquier duda que se les plantee, aunque no tenga que ver con el curso.

    Y ya manos a la obra tienes a dos profesores pendientes de lo que haces en todo  ;-). Así que el resultado es inmejorable. En el primer curso que hice de tartas coincidió que el día siguiente era el cumpleaños de mi sobrina y la llevé. La hermana de mi cuñada no se creía que la había hecho yo. ¡Alucinó de lo bonita que le pareció!

    En cada curso he aprendido técnicas diferentes: técnica de puzzle, torneado de bizcocho, cubrir bizcocho, utilización de moldes de silicona, modelado de figuras, cobertura de cakedrum, marmoleado, hacer césped (con prensaajos y con pistola)...

    Y entre tantas cosas también hay un momento para saborear un delicioso cupcake de chocolate, unas galletitas o beber lo que quieras para reponer fuerzas y continuar con tu pequeña obra de arte. Para la realización de esta dispones de todas herramientas básicas de forma individual, para que vayas familiarizándote. También te proporcionan todos los ingredientes con lo cual tú sólo te has de preocupar de ser puntual con tu llegada al curso. Cuando llegas allí ya está todo preparado.

    De los profesores sólo puedo decir maravillas y todas ellas ciertas. Para mi Lara es mi gurú, mi sensei en esto de la cocina. Así que ella es mi PROFESORA y Julio, aunque dice “que no, que muchas cosas no las sabe” también es mi PROFESOR, ¡tienes unas manitas para modelar! ;-). ¿Y por que estoy convencida y puedo decir esto? Porque, aparte de que saben un montón (puedes ver la calidad de sus trabajos en la página web y en el blog), tienen una paciencia enorme para explicarlo todo, en sus manos nada parece difícil y es que logran que tú lo hagas por ti misma. A eso además has de unir una gran pasión por la decoración que te contagian y una amabilidad de otro mundo.

    Y así, se acaba el curso y te vas hacia casa con un poco de penilla porque ya ha acabado, pero con la satisfacción del trabajo bien hecho y con la idea firme de que has conocido a una pareja excepcional. Y de que, cuando se despiden de ti, te dan un par de besos y te desean lo mejor, no es una despedida, sino un hasta luego porque sabes que volverás (I’ll be back ;-)))) ) ya que aquello te ha enganchado, te ha fascinado. (No en balde he hecho cuatro cursos con ellos. Y puedo corroborar que no soy la única que repite y repite… así que por algo será) ¡Sólo os puedo decir, hasta la próxima!

    Pasados unos meses cuando menos te lo esperas recibes noticias de Tartacadabra: te llegan unas estupendas fotos que Julio hizo y que te recuerdan aquellas horas en las que disfrutasteis tanto.


    Esther - Ontinyent (Valencia)


Páginas